21 de mayo de 2018

Dropshipping, el método para emprender sin necesitar capital

Dropshipping
En los últimos años, una serie de estudios han demostrado que cerca de la mitad de la población mayor de 18 años prefiere un negocio propio a uno tradicional, ya sea como emprendedor o auto-empleado, a pesar de los riesgos financieros que conlleva. Del mismo modo, en el público millennial, el porcentaje es un poco mayor al del resto de las cohortes de edad.


Sin embargo, como acabamos de mencionar, el miedo al fracaso y a la pérdida de dinero es lo que hace que muchas personas sientan una aversión hacia todo lo referente a iniciar una aventura laboral de esta naturaleza.

Es por eso que con el transcurso del tiempo, desarrollar un método de emprendimiento que pueda sortear esta barrera de entrada se ha convertido en una prioridad.

El método que está cambiando la estadística


Inicialmente muchos trataron con la creación de tiendas virtuales tradicionales pero, si bien es cierto que tal vez no se necesite inversión en mercancía, en muchos casos sí era necesario el manejo de inventario, lo que se traducía en una inversión inicial y un aumento en el riesgo.

Es por eso que surge un método que contrarresta específicamente este problema de logística: el Dropshipping.

Este es un método de ventas que surgió hace décadas como una forma de que grupos de terceros fueran los encargados de expandir la presencia de marcas y empresas en distintas regiones.

Sin embargo, con el crecimiento en la popularidad del e-commerce, comenzó a adaptarse a internet y se posicionó como el proceso que conocemos hoy en día.

¿Cómo funcionan este tipo de tiendas?


Se trata de tiendas de bajo riesgo que pueden generar ingresos estables, pero que requieren a su vez un mayor tiempo de planificación para determinar las distintas características que esta poseerá.

Un ejemplo de esto es la elección de la estrategia base: comercializar un producto conocido, o desarrollar una marca desde cero.

El primero, y más sencillo, es conseguir un proveedor de productos, y hacer las veces de intermediario entre éste y el consumidor final.

El segundo, que requiere de una mayor inversión de tiempo, se basa en tomar una marca blanca, y realizar todo el proceso correspondiente al branding, para comercializar un producto “ajeno” bajo una marca propia.

Una vez se ha definido esta parte del proceso, debe procederse a la selección del producto a comercializar.

Esta es una de las partes más importantes, ya que dependiendo de lo que se elija variará la demanda que se atraiga, así como las comisiones que se generen por cada venta.

El producto también definirá la estrategia comunicacional, así como las pruebas de desempeño y la selección del proveedor final.

Con todo esto perfilado, se puede comenzar a probar el método de ventas y realizar los cambios pertinentes.

Esta última etapa, más enfocada en la venta, estará protagonizada por los esfuerzos de mercadotecnia y de captación de clientes a través de los canales de comunicación que se tengan disponibles.


Dropshipping
(haz click en la imagen para ampliarla)


Capacidades que deben desarrollarse


El Dropshipping, a pesar de ser un método de trabajo muy popular en la actualidad, tiene una serie de barreras que deben ser superadas para poder alcanzar el éxito.

Al igual que en cualquier emprendimiento, se necesitarán una serie de habilidades especiales, algunas de estas son las siguientes:

  • Capacidad para genera valor: debido a la popularidad del Dropshipping, así como la competencia general que existe en las tiendas virtuales, es posible que los márgenes de ganancias que pueda tener tu tienda sean relativamente bajos. Es por eso que se necesita la capacidad de generar valor extra en los productos que van a comercializarse, ya sea mediante reseñas, atención al cliente, un branding que supere las expectativas del mercado, entre otros.

  • Buena gestión de proveedores: al no tener un inventario propio, sino ser completamente dependiente de los productos que posean nuestros proveedores, es necesario contar con una amplia variedad de éstos. De acuerdo al criterio de distintos expertos, se recomienda tener al menos 3 proveedores para evitar dolores de cabeza y problemas de abastecimiento a mediano o largo plazo.

  • Investigar a los proveedores: sin embargo, en el momento de seleccionar a los proveedores, lo más importante no es contar una amplia variedad de éstos, sino ser capaces de realizar un estudio en profundidad para evitar fraudes o estafas. A diferencia de otros métodos para crear tiendas por internet, en el Dropshipping el vendedor realmente está en medio de la cadena de valor, por lo que no podrá ver los productos de forma recurrente. Es por eso que generar alianzas o acuerdos con proveedores serios que desarrollen productos de calidad, es obligatorio.


Aunque no exista una forma de emprender que pueda considerarse realmente fácil, y que el proceso para alcanzar el éxito siempre estará plagado de obstáculos, la realidad es que modalidades de negocio como el Dropshipping están ayudando a que cada vez más personas puedan generar grandes ingresos sin necesidad de contar con un capital inicial importante.


0 comentarios:

Publicar un comentario