Alt1040. Noticias acerca de Internet, diseño, música, cine, opiniones, weblogs y medios

Es uno de los weblogs de tecnología más seguidos de la blogosfera hispana.

Bitelia. Blog de software, internet y servicios web

Software y aplicaciones para mejorar tu vida, guías de uso, trucos, listas, noticias y todo sobre tecnología.

Xataka. Publicación de noticias sobre gadgets y tecnología.

Últimas tecnologías en electrónica de consumo y novedades tecnológicas en móviles, tablets, informática, etc.

Wwwhatsnew. Aplicaciones, marketing y noticias en la web.

Servicios que os pueden ser útiles para dibujar, gestionar tareas, hacer amigos, encontrar restaurantes...

Fayerwayer. Discusiones y opiniones de lo ultimo en tecnología y gadgets

Con secciones dedicadas a Internet, Software o Redes Sociales es un referente a nivel de tecnología en español.

23 de marzo de 2020

Cuatro ideas de negocio exitosas con impresión 3d

3D Print
La impresión 3D es un proceso para convertir gráficos tridimensionales en objetos físicos. Gracias a este sistema es posible crear maquetas, alimentos, prótesis y todo aquello que pueda imprimirse en tres dimensiones. Sin lugar a dudas, la impresora 3d es uno de los inventos más revolucionarios del siglo XXI.

3D Printer


El desarrollo de esta tecnología ha propiciado el crecimiento de diversos negocios, que han aplicado la impresión 3D para fabricar diversos artículos y han encontrado una gran respuesta del mercado. A continuación presentamos cuatro ideas de negocio exitosas con impresión 3D.


Recreus


Ignacio García es un ingeniero de Elda (Alicante) que descubrió un filamento de impresión con propiedades flexibles, un proyecto en el que trabajaba varios meses para imprimir piezas para sus modelos de aeromodelismo, una de sus aficiones.

Para promocionar su descubrimiento, en 2012 fabricó zapatillas impresas en un equipo doméstico.

Ello se publicó en blogs especializados y medios de comunicación de todo el mundo.

En 2015 nace Recreus con el objetivo de dar cobertura a los pedidos que recibía. Las facturaciones alcanzaban los 500.000 euros.


LGM Estudio


Luis Gómez fundó LGM Estudio para crear diseños de forma independiente.

La compañía se ha especializado en soluciones de microtransporte electrónico.

De este modo, atiende encargos de producciones muy cortas, como aquellos provenientes de Suecia para triciclos con remolque para la venta en la calle de comida.

De acuerdo con el propio fundador, el objetivo final es imprimir todo el vehículo y montar las piezas, pero se trata de un procedimiento muy costoso.

Gómez compró una impresora valorada en 4.000 euros y, tras una breve capacitación, inició su aventura. Hoy en día se centra en elaborar diseños de prototipos personalizados para el vehículo.


UNYQ


Manuel Boza es un ingeniero especializado en robótica que decidió estudiar dicha carrera debido a que sufrió la amputación de una pierna a los 16 años.

Como consecuencia, buscó desarrollar mecanismos que faciliten su integración a la sociedad y ayudar a otras personas.

Así nació Unyq, que se dedica a fabricar cubiertas únicas para todo tipo de prótesis de brazos y piernas.

Boza trabajó en Össur, una de las empresas más reconocidas en prótesis avanzadas. No obstante, según Manuel Boza, no se habían fijado en el detalle de las prótesis personalizadas, algo que muchas personas querían mostrar.

Por ello, y con el desarrollo de la tecnología 3D, puso a andar su proyecto de manera viable y económica.


Triditive


Mariel Díaz Castro emprendió Triditive el 2014 en Gijón, junto a dos socios fundadores.

La compañía ofrece servicios de ingeniería y producción, así como de fabricación aditiva.

Actualmente, trabaja con empresas médicas, educativas, del sector electrónica, mecánica, artesanos, etc. No obstante, la alta demanda ha impedido que acepte pedidos de muchos clientes, debido a su limitada capacidad.




6 de febrero de 2020

El Big Data, la solución clave para transformar las empresas

Technology
Seguramente en más de una ocasión habrás oído hablar del término Big Data, una de las tecnologías más revolucionarias de los últimos años. El Big Data consiste en el proceso de capturar, almacenar, distribuir, gestionar, combinar y analizar grandes cantidades de información, datos muy complejos y variados que existen en una empresa, a través de un conjunto de técnicas, tecnologías avanzadas y medios matemáticos, con el objetivo de mejorar la toma de decisiones en la empresa.

Básicamente se trata de convertir toda esa información recopilada, todos esos datos en conocimiento y ese conocimiento en acción, de tal forma que nos permita analizar lo que está pasando, predecir el futuro y tomar las decisiones más adecuadas para nuestro negocio.


Artifial Intelligence


¿Y cómo interpretamos la información si se encuentra en forma de datos?

Pues gracias a las herramientas y tecnologías que mencionamos antes, una serie de técnicas ETL (extraer, transformar y cargar) que se encargan de extraer los datos de distintas fuentes, depurarlos, prepararlos y luego cargarlos en un almacén de datos. Por medio de los Sistemas de Analítica Avanzada -de los cuales hablaremos más adelante en este artículo- se podrán representar los datos en forma de Cuadros de Mando o gráficos, que servirán de base para presentar informes y realizar el pertinente seguimiento de los indicadores de gestión de la empresa.


¿Quiénes usan el Big Data?


El Big Data puede usarse en cualquier sector e institución, pero es cierto que existen unos principales usuarios de esta tecnología:

  • Gobierno: mediante los sistemas de Big Data y gracias a la recopilación de datos, tanto el Gobierno como las autoridades disponen de una visión más amplia y completa de la actividad criminal por ejemplo, con lo cual pueden ofrecernos un mundo mucho más seguro sin tener que aumentar el presupuesto radicalmente.
  • Sistemas sanitarios: se puede prestar un mejor servicio de sanidad a los pacientes, ya que al recoger y digitalizar sus datos y sus necesidades, es mucho más sencillo atenderlos y proporcionarles diagnósticos eficaces y exhaustivos de manera mucho más rápida e inmediata. Estaríamos hablando, incluso, de salvar millones de vidas. Como ejemplo podríamos poner el proyecto de Big Data e Inteligencia Artificial desarrollado por el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) del Gobierno de Canarias junto con Synergic Partners y la Universidad de Columbia en Nueva York.
  • Empresas del sector turístico: el objetivo de cualquier empresa y más en las que se dedican al turismo es la satisfacción de los clientes. Para las empresas turísticas es muy importante medir su grado de satisfacción y ofrecerles una experiencia única. Por ello, mediante la analítica de Big Data, es posible para estas empresas brindarles la experiencia que están buscando y predecir y evitar aquellos posibles problemas antes de que sucedan.
  • Otras empresas: con el análisis de los datos de los clientes, de sus gustos y hábitos de compra, los comercios tienen la oportunidad de adaptar sus productos o servicios a las necesidades, exigencias y preferencias de estos, ofreciendo servicios de calidad y diferenciadores.

¿Cómo puede ayudarnos?


Bien es cierto que emplear los datos para la futura toma de decisiones no es algo nuevo, en el pasado las empresas analizaban los históricos que tenían, pero no ha sido hasta ahora cuando disponemos de mucha más información, de datos más específicos y detallados de múltiples fuentes, y de herramientas y analíticas descriptivas, predictivas y prescriptivas que nos permitan sacar conclusiones y actuar en consecuencia.

Gracias al Big Data, ya no se trata simplemente de interpretar y de analizar, sino de minimizar los errores, posibles eventos o problemas y la incertidumbre en las empresas, ayudándonos a afrontar los continuos cambios en nuestro negocio.

El Big Data es una de las tecnologías esenciales en la digitalización y transformación de muchas empresas. Debido a su capacidad exhaustiva de análisis de datos, podremos tomar mejores decisiones con información en tiempo real.

Para ser más precisos, el Big Data puede aportarnos los siguientes beneficios:

  • Mejor conocimiento de nuestros clientes.
  • Mayor predicción de las acciones de nuestros clientes en base a las tareas realizadas.
  • Generación de productos, servicios y ofertas a clientes basadas en sus gustos, preferencias y hábitos de compra.
  • Mejora de la satisfacción, experiencia, retención y fidelización de los clientes.
  • Automatización y transformación de los procesos del negocio, de una forma más ágil y eficaz.
  • Minimizar costes, riesgos y tiempo.
  • Identificación y comprensión plena de las causas fundamentales de fallos o errores.
  • Progreso y crecimiento más rápido que el de la competencia.
  • Mejora de la toma de decisiones al utilizar los datos de forma más correcta.

¿Cómo podemos implementarlo en nuestra empresa?


Para hacer un uso adecuado y correcto del Big Data en nuestra empresa, necesitamos contar con las herramientas apropiadas que nos permitan conseguir los resultados deseados.

Estas herramientas son los Sistemas de Analítica Avanzada que ya mencionamos al principio. Son softwares diseñados específicamente para llevar a cabo el uso de la tecnología Big Data y aplicar las técnicas ETL precisas.

Algunos de los más conocidos son Hadoop, Pyhton, Pentaho o MongoDB. Pero si no queremos invertir demasiado, ya sea porque no disponemos de un gran presupuesto o por otro motivo, siempre podemos optar por otras soluciones igual de completas e innovadoras, y realmente asequibles. Este es el caso de, por ejemplo, Curie Platform, la Plataforma de Inteligencia de Cliente que incluye múltiples funcionalidades, entre ellas CRM, Internet de las Cosas, Social Media y, como no, la Analítica Avanzada.

Independientemente de la solución que escojamos para nuestra empresa, debemos tener presente que para el éxito en la puesta en marcha de una solución de Big Data, que nos permita responder a las preguntas clave de gestión, se requiere realizar un proyecto de implantación con la metodología adecuada y con el equipo experto en este ámbito.


* Artículo de Miguel Fernández Cejas *



Miguel Fernández Cejas


CEO de Itop Consulting



BIO

Socio fundador de varias empresas tecnológicas relacionadas con la consultoría de gestión, el turismo, las redes sociales o la formación.

Actualmente está centrado en la dirección de Itop (www.itop.es), consultora especializada en la implantación de soluciones tecnológicas para empresas (ERP, CRM, BA, ECM, IoT, Marketing Digital, RPA y Apps), formación online (cursos de SAP Business One) y su producto estrella Curie Platform.

Completó su formación en Ingeniería Informática con varios cursos de postgrado en Big Data, inteligencia artificial, dirección de empresas y calidad.

LinkedIn: fernandezcejas
Twitter: @fernandezcejas



24 de enero de 2020

El CISO y la ciberseguridad

Chief Information Security Officer
El papel del CISO (Chief Information Security Officer) ha aumentado en escala, alcance e importancia durante la última década, pasando a formar parte de las filas de la dirección ejecutiva de muchas organizaciones.


La creciente complejidad de las redes de IT, la mayor sofisticación de las amenazas y el auge del coste de la ciberdelincuencia se suman a un rol de CISO que puede llevar a un negocio al éxito o al fracaso.

El CISO desempeña una función cada vez más importante en la gestión ejecutiva, con la responsabilidad de proteger los entornos locales, de nube, de tecnología operacional (OT) y de DevOps. Entre sus cometidos se incluye ahora también la seguridad física.

Artifial Intelligence
(Designed by Freepik) - www.freepik.com


1. Introducción


El puesto de Chief Information Security Officer (CISO) existe desde hace tan solo 25 años y hace mucho menos tiempo en la mayoría de las organizaciones.

A pesar de ello, la definición de esta función ha variado continuamente desde el principio. En su mayor parte, esta evolución se ha producido hacia la incorporación de responsabilidades en lugar de sustituir una responsabilidad por otra.

Los CISO ahora deben interactuar a menudo con líderes como el CFO, el CEO e incluso la junta directiva.

La ciberseguridad se ha convertido en un elemento cada vez más crítico para el balance final de muchas organizaciones, y los riesgos y costes asociados han aumentado drásticamente en la última década. Por ejemplo, el estudio The Cost Of Cybercrime revela que los delitos cibernéticos costaron a la organización típica 13 millones de dólares en 2018, un 12% más que en 2017 y un 72% más en un período de cinco años.

Los factores que intervienen son:

  • Una superficie de ataque ampliada: las iniciativas de transformación digital (DX) que se están llevando a cabo en la mayoría de las organizaciones han aumentado la complejidad de las redes de IT, y su protección es igualmente complicada. Los datos y las aplicaciones de una empresa ahora se encuentran en múltiples nubes, el tráfico de la red a menudo viaja a través de la Internet pública mediante tecnologías de red definidas por software (SDN) y grandes volúmenes de nuevos datos se originan en dispositivos del Internet de las cosas (IoT) que a menudo carecen de una protección de seguridad adecuada. A medida que estas tecnologías aparecen en línea, los equipos de seguridad habitualmente luchan por protegerlas.

  • Aumento de la complejidad de la seguridad: a medida que las redes se vuelven más complejas, la tarea de protegerlas resulta más difícil. El volumen de datos aumenta a un ritmo alarmante y a menudo es difícil identificar todos los datos confidenciales y críticos para la empresa, por no hablar de su protección. Los requisitos de cumplimiento se han vuelto más complejos y una arquitectura de seguridad con herramientas desagregadas hace que resulten más complicados tanto los informes de cumplimiento como la respuesta frente a las amenazas.

  • Un panorama de amenazas que cambia rápidamente: los ciberdelincuentes utilizan enfoques muy sofisticados y las amenazas desconocidas aumentan en frecuencia y alcance. La velocidad de los ataques también se está acelerando y la filtración de datos corporativos se produce ahora en cuestión de minutos. Las redes ampliamente distribuidas que resultan de la DX implican que los enfoques basados en el perímetro para la seguridad de la red se han quedado obsoletos. Además, los enfoques basados en firmas para la detección de malware pasan por alto el gran número de amenazas de día cero.


Como resultado, los CISO ya no pueden permitirse el lujo de ser simples tecnólogos, sino que deben convertirse en impulsores de la estrategia empresarial.

Deben ir más allá de las comprobaciones de cumplimiento y adoptar un enfoque amplio basado en la estrategia general de gestión de riesgos de una organización. Además, tienen que ampliar el enfoque de soluciones menores para cubrir la superficie de ataque y adoptar una postura integral y proactiva como respuesta a las amenazas.

2. Tendencias de la ciberseguridad según el CISO


El CISO tiene un papel cada vez más importante en la gestión ejecutiva, con un número de responsabilidades cada vez mayor que incluye la seguridad en la nube, la seguridad del IoT, las operaciones de seguridad, la formación en ciberseguridad, las normas y auditorías, y la privacidad de los datos.

Al CISO se le mide por métricas de productividad y de seguridad, y realiza un seguimiento de las tendencias generales de manera interna.

El CISO tiene una gran confianza en la posición frente a amenazas de su organización, pero tiene que hacer frente a procesos manuales y depende de ayuda externa como MSSP (Managed Security Service Provider).

Los CISO todavía sufren un número importante de intrusiones que tienen un impacto tangible en sus negocios.

3. Desafíos clave para los CISO


Los ciberdelincuentes y otros atacantes son los desafíos más importantes para los CISO.

La complejidad es el mayor reto y está originado por una superficie de ataque en expansión.

Los servicios en múltiples nubes, la conectividad móvil, la proliferación de dispositivos de IoT y SDN aumentan la complejidad de la red. Este es el origen de otros desafíos comunes citados, como la creciente necesidad de aprendizaje y desarrollo, y la proliferación de herramientas de seguridad.

Se necesitan más oportunidades de aprendizaje y desarrollo para los equipos de seguridad.

4. Conclusión


Los CISO son cada vez más importantes para el éxito de sus organizaciones. Así, han aumentado su estatus en la organización, además de sus responsabilidades.

Los CISO que siguen sufriendo intrusiones importantes pueden aprender de las siguientes prácticas recomendadas:

  • Aumento de la inversión en ciberseguridad en respuesta a un panorama de amenazas cada vez más complejo.
  • Adopción de un enfoque de gestión de riesgos respecto a la ciberseguridad.
  • Medición del rendimiento de la ciberseguridad frente a las referencias y las organizaciones similares.
  • Implementación de una arquitectura de seguridad integral con visibilidad y protección plenos frente a amenazas conocidas y desconocidas.

Además, a medida que el trabajo de los CISO se vuelve cada vez más complejo, el mejor enfoque que pueden adoptar es simplificar las operaciones a través de la integración y la automatización. Un enfoque estratégico basado en la gestión de riesgos permite a las organizaciones ser más proactivas que reactivas con la ciberseguridad.


3 de enero de 2020

Introducción a la seguridad en plataformas móviles (2ª parte)

Smartphone Security
Cuando se trata de terminales y ecosistemas móviles, existen fronteras que se desdibujan con respecto a las ideas tradicionales que se acostumbran a aplicar en redes de ordenadores y servidores; circunstancia especialmente dada por el hecho de que los terminales móviles poseen una movilidad absoluta, y no están físicamente atados a una oficina o similar.


Por tanto, los principios de seguridad física que normalmente se aplican en un puesto de trabajo y que por extensión recaían en la seguridad de los dispositivos que había dentro de ella, pasa ahora a ser insuficiente.

Generalmente se acepta el hecho de que el activo más importante que un individuo o persona posee en sus dispositivos es su información. Con ella, un atacante puede sacar partido económico o dañarnos de algún otro modo. En el caso de particulares, las venganzas digitales son cada vez más comunes, robando fotos y otras informaciones sensibles y comprometidas para publicarlas on-line.

En el de corporaciones, el espionaje industrial tradicional se agudiza con las nuevas herramientas digitales, y las brechas de información relativa a las tarjetas de crédito de los clientes se convierten en un riesgo muy serio que hay que evitar.

Como podemos suponer, las repercusiones en el mundo "real" a partir de un compromiso "digital" son inevitables ante supuestos como estos.

También podemos observar el caso inverso, donde un compromiso que empieza siendo "físico", como el robo o extravío (aunque sea temporal) de terminales, puede servir de vector de entrada para un robo de datos digitales por parte de un actor malicioso.

En el caso de que dichos datos o el terminal estén cifrados y dicho cifrado esté protegido usando mecanismos como el PIN y las claves personales, las probabilidades se minimizan.

Passcodes


Pocas cosas son tan críticas hoy en día como que la información que los usuarios guardan en sus dispositivos móviles (datos personales, contraseñas, datos bancarios, certificados digitales, etc.) se vea comprometida.

En caso de pérdida o robo de un smartphone o tablet, es importante poder garantizar que la información almacenada en él acabe en manos de otra persona.

Y una de las primeras barreras para evitarlo es la activación del bloqueo de pantalla del dispositivo utilizando un passcode.

A día de hoy, las principales plataformas móviles implementan tres tipos diferentes de passcodes:

PIN

Se trata del típico código personal de cuatro dígitos numéricos también utilizado para desbloquear las tarjetas SIM o permitir el pago mediante una tarjeta de crédito.

Son muy fáciles de recordar, pero sin embargo, en el caso de los dispositivos móviles, el PIN debería estar en desuso, ya que se trata de un número de cuatro dígitos (0000-9999) muy vulnerable a ataques por fuerza bruta.

Si el dispositivo cae en manos de una persona con ciertos conocimientos de informática no tendrá problema en hackearlo.

Contraseña

Otro tipo de passcode es la contraseña (password); más segura que el PIN, pero al ser de longitud variable y seleccionada por el usuario puede tener debilidades similares.

Se trata de un passcode alfanumérico que también puede contener caracteres especiales. Para garantiza un nivel de protección óptimo, toda contraseña debería tener una longitud mínima de entre 8 y 10 caracteres, contener letras mayúsculas y minúsculas, números y algún carácter especial.

Por este motivo muchas plataformas, aplicaciones, servicios, etc., exigen que las contraseñas que eligen los usuarios cumplan ciertos patrones (longitud y tipo de caracteres).

Patrón de deslizamiento

El tercer tipo de passcode es relativamente moderno, ya que apareció con el uso de las pantallas táctiles capacitivas, aunque no es tan seguro como una buena contraseña.

Se trata de definir un patrón de deslizamiento sobre la pantalla del dispositivo con el fin de unir algunos (mínimo cuatro) de los nueve puntos que se muestran (3x3).

A nivel de código cada uno de los puntos está numerado de izquierda a derecha y de arriba abajo (0-8), así que el patrón es codificado indicando los puntos por los que se pasa el dedo.

Un patrón puede pasar sobre uno de los nueve puntos más de una vez, pero únicamente se considerará el primer paso.

Expiración e historial de reutilización


Una medida de seguridad que a veces adoptan las plataformas móviles y hacen habitualmente muchos servicios que autentican a los usuario mediante passcodes, es la de dotar a los passcodes seleccionados por los usuarios con un tiempo de vida útil.

De esta forma, pasado dicho tiempo, el usuario está obligado a cambiar su passcode.

Esta medida puede proporcionar muchas ventajas, ya que evita que los usuarios utilicen una misma contraseña para la mayoría de sus cuentas, dispositivos, etc.; y como consecuencia, en caso de expolio de los passcodes de la base de datos de otro servicio, un atacante no obtiene acceso a tu dispositivo, a otra aplicación o servicio, etc.

Siguiendo esta misma línea, en ocasiones también se añade una medida de seguridad más, obligando a los usuarios a no poder repetir un passcode ya utilizado anteriormente a la hora de realizar un cambio. En este caso el sistema operativo, la aplicación, etc., guarda un registro con los últimos n passcodes utilizados por el usuario y antes de realizar un cambio consulta si se trata de un passcode reutilizado.

Obviamente, desde el punto de vista del usuario, estas medidas le estarán complicando un poco la vida, pero hay que pensar que se introducen por su seguridad.

Intentos máximos de uso


Con la intención de evitar que un atacante adivine un passcode a base de realizar n intentos de autenticación (ataque por fuerza bruta), las plataformas móviles suelen limitar el número de intentos fallidos que se pueden realizar.

De esta forma, alcanzado ese número máximo de intentos sin éxito, el dispositivo normalmente quedará bloqueado; aunque hoy en día también hay casos en los que se puede configurar un autoborrado total de la memoria del dispositivo como una medida de seguridad avanzada.

Ataques


El ataque más simple, y que a priori puede parecer inverosímil, se basa en estudiar las marcas físicas que hay sobre la pantalla del dispositivo a atacar.

Se llama Smudge Attack, y se suele llevar a cabo realizando una fotografía de la pantalla del dispositivo y jugando con los colores, brillos, y el negativo de la misma. Aunque no lo parezca, se pueden obtener muy buenos resultados. Por desgracia, aparte de las manchas que los usuarios dejan en las pantallas de sus dispositivos, también son muchos los bugs conocidos que tienen las plataformas móviles y que permiten que un atacante pueda saltarse la verificación del passcode.

No todos los bugs permiten el mismo nivel de acceso, y prácticamente ninguno acceso total; pero así mismo, algunos permiten acceder a los contactos del usuario, otros al historial de llamadas, a las fotos guardadas en memoria o a la aplicación de llamada. Por lo que una vez más, vemos que conviene mantener nuestros dispositivos actualizados y protegidos de la mayoría de estos bugs.

Muchas versiones de las plataformas móviles han sido y son vulnerables a ataques por fuerza bruta por culpa de otras vulnerabilidades.
Algunos dispositivos de Apple permiten realizar un ataque por fuerza bruta mediante el uso de un teclado físico conectado al dispositivo (o un software que lo emula).

Después de varios intentos fallidos el sistema operativo iOS deshabilita el teclado virtual del dispositivo, pero no así el teclado físico conectado a él.

Tener habilitada la opción de borrado tras 10 intentos fallidos podría dificultar el ataque. Sin embargo, la vulnerabilidad CVE-2014-4451 hace que esta medida de seguridad sea inútil.

El siguiente vídeo muestra cómo un atacante puede desbloquear un iPhone en unos 30 segundos utilizando la herramienta IP BOX basada en las vulnerabilidades que acabamos de comentar: https://www.youtube.com/watch?v=meEyYFlSahk

Alternativa biométrica


Una de las alternativas más seguras a los passcodes, y que ya empezamos a ver con frecuencia en el mercado, es el uso de la biometría; reconocimiento facial, de la huella dactilar, del iris, de la voz, etc. Aunque por ahora, lo más utilizado en dispositivos móviles para identificar de forma inequívoca al usuario son los sensores de huella dactilar.

Los dos pioneros en este campo fueron el Touch ID de Apple y el Finger Scanner de Samsung, en este orden. Dos lectores capacitivos que proporcionan un alto nivel de seguridad y usabilidad.

Al ser capacitivos no pueden ser engañados mediante el uso de fotografías, y además son capaces de distinguir las huellas dactilares incluso teniendo el dedo sucio, pintado o con manchas (siempre hasta cierto punto, claro está).

Los datos biométricos del usuario se deben guardar en zonas de memoria seguras. Obviamente, lo ideal sería guardar cierta información relacionada con el dato biométrico, permitiendo autenticar al usuario, pero garantizando que no se pueda realizar la operación inversa y obtener la huella a partir del dato almacenado.

En el caso del Touch ID, Apple no guarda la imagen de la huella dactilar, sino que guarda una representación matemática de la misma. Además, estos datos se guardan en el enclave seguro (Secure Enclave) dentro del chip A7 y posteriores, los cuales únicamente son consultados por el propio chip y no por el sistema operativo (iOS) o las aplicaciones.

En el caso del Finger Scanner, Samsung también guarda un patrón parcial de la huella, de forma que se pueda reconocer una huella de forma inequívoca.

Esta información se guarda en el entorno de ejecución de confianza [Trusted Execution Environment (TEE)] y en ningún caso sale de él. El TEE es el mecanismo de seguridad basado enhardware que utiliza la plataforma Android.

El hecho de desbloquear un smartphone o tablet utilizando tu huella dactilar permite que el dispositivo te identifique automáticamente como persona, ya que un rasgo biométrico es único de cada usuario y un passcode lo puedes compartir con más personas.

Por tanto, a partir de este momento se abre un amplio abanico de posibilidades a la hora de proporcionar seguridad a ciertas operaciones, o mejorar la usabilidad del sistema.

En el caso de Samsung, la primera utilidad que se le dio al sistema de escaneo de huella dactilar, aparte de la de desbloquear los dispositivos, fue la de autenticar al usuario en su cuenta de Samsung.

A partir de ese momento, otros muchos servicios siguieron el ejemplo, lo cual proporciona seguridad y usabilidad:

LastPass (gestor de contraseñas online)

Es un caso concreto de uso del Finger Scanner para autenticar al usuario en una aplicación/servicio de terceros.

FingerSecurity

Es la primera aplicación que permite utilizar el Finger Scanner para proteger las aplicaciones instaladas que tú elijas.

Paypal

El caso de uso estrella es la posibilidad de pagar tus compras con PayPal solo pasando tu huella dactilar por el lector de tu dispositivo.


Smartphone
Background vector created by starline - www.freepik.com



Información extraída del Máster en "Ciberseguridad" desarrollado por Deloitte