24 de enero de 2020

El CISO y la ciberseguridad

Chief Information Security Officer
El papel del CISO (Chief Information Security Officer) ha aumentado en escala, alcance e importancia durante la última década, pasando a formar parte de las filas de la dirección ejecutiva de muchas organizaciones.


La creciente complejidad de las redes de IT, la mayor sofisticación de las amenazas y el auge del coste de la ciberdelincuencia se suman a un rol de CISO que puede llevar a un negocio al éxito o al fracaso.

El CISO desempeña una función cada vez más importante en la gestión ejecutiva, con la responsabilidad de proteger los entornos locales, de nube, de tecnología operacional (OT) y de DevOps. Entre sus cometidos se incluye ahora también la seguridad física.

Artifial Intelligence
(Designed by Freepik) - www.freepik.com


1. Introducción


El puesto de Chief Information Security Officer (CISO) existe desde hace tan solo 25 años y hace mucho menos tiempo en la mayoría de las organizaciones.

A pesar de ello, la definición de esta función ha variado continuamente desde el principio. En su mayor parte, esta evolución se ha producido hacia la incorporación de responsabilidades en lugar de sustituir una responsabilidad por otra.

Los CISO ahora deben interactuar a menudo con líderes como el CFO, el CEO e incluso la junta directiva.

La ciberseguridad se ha convertido en un elemento cada vez más crítico para el balance final de muchas organizaciones, y los riesgos y costes asociados han aumentado drásticamente en la última década. Por ejemplo, el estudio The Cost Of Cybercrime revela que los delitos cibernéticos costaron a la organización típica 13 millones de dólares en 2018, un 12% más que en 2017 y un 72% más en un período de cinco años.

Los factores que intervienen son:

  • Una superficie de ataque ampliada: las iniciativas de transformación digital (DX) que se están llevando a cabo en la mayoría de las organizaciones han aumentado la complejidad de las redes de IT, y su protección es igualmente complicada. Los datos y las aplicaciones de una empresa ahora se encuentran en múltiples nubes, el tráfico de la red a menudo viaja a través de la Internet pública mediante tecnologías de red definidas por software (SDN) y grandes volúmenes de nuevos datos se originan en dispositivos del Internet de las cosas (IoT) que a menudo carecen de una protección de seguridad adecuada. A medida que estas tecnologías aparecen en línea, los equipos de seguridad habitualmente luchan por protegerlas.

  • Aumento de la complejidad de la seguridad: a medida que las redes se vuelven más complejas, la tarea de protegerlas resulta más difícil. El volumen de datos aumenta a un ritmo alarmante y a menudo es difícil identificar todos los datos confidenciales y críticos para la empresa, por no hablar de su protección. Los requisitos de cumplimiento se han vuelto más complejos y una arquitectura de seguridad con herramientas desagregadas hace que resulten más complicados tanto los informes de cumplimiento como la respuesta frente a las amenazas.

  • Un panorama de amenazas que cambia rápidamente: los ciberdelincuentes utilizan enfoques muy sofisticados y las amenazas desconocidas aumentan en frecuencia y alcance. La velocidad de los ataques también se está acelerando y la filtración de datos corporativos se produce ahora en cuestión de minutos. Las redes ampliamente distribuidas que resultan de la DX implican que los enfoques basados en el perímetro para la seguridad de la red se han quedado obsoletos. Además, los enfoques basados en firmas para la detección de malware pasan por alto el gran número de amenazas de día cero.


Como resultado, los CISO ya no pueden permitirse el lujo de ser simples tecnólogos, sino que deben convertirse en impulsores de la estrategia empresarial.

Deben ir más allá de las comprobaciones de cumplimiento y adoptar un enfoque amplio basado en la estrategia general de gestión de riesgos de una organización. Además, tienen que ampliar el enfoque de soluciones menores para cubrir la superficie de ataque y adoptar una postura integral y proactiva como respuesta a las amenazas.

2. Tendencias de la ciberseguridad según el CISO


El CISO tiene un papel cada vez más importante en la gestión ejecutiva, con un número de responsabilidades cada vez mayor que incluye la seguridad en la nube, la seguridad del IoT, las operaciones de seguridad, la formación en ciberseguridad, las normas y auditorías, y la privacidad de los datos.

Al CISO se le mide por métricas de productividad y de seguridad, y realiza un seguimiento de las tendencias generales de manera interna.

El CISO tiene una gran confianza en la posición frente a amenazas de su organización, pero tiene que hacer frente a procesos manuales y depende de ayuda externa como MSSP (Managed Security Service Provider).

Los CISO todavía sufren un número importante de intrusiones que tienen un impacto tangible en sus negocios.

3. Desafíos clave para los CISO


Los ciberdelincuentes y otros atacantes son los desafíos más importantes para los CISO.

La complejidad es el mayor reto y está originado por una superficie de ataque en expansión.

Los servicios en múltiples nubes, la conectividad móvil, la proliferación de dispositivos de IoT y SDN aumentan la complejidad de la red. Este es el origen de otros desafíos comunes citados, como la creciente necesidad de aprendizaje y desarrollo, y la proliferación de herramientas de seguridad.

Se necesitan más oportunidades de aprendizaje y desarrollo para los equipos de seguridad.

4. Conclusión


Los CISO son cada vez más importantes para el éxito de sus organizaciones. Así, han aumentado su estatus en la organización, además de sus responsabilidades.

Los CISO que siguen sufriendo intrusiones importantes pueden aprender de las siguientes prácticas recomendadas:

  • Aumento de la inversión en ciberseguridad en respuesta a un panorama de amenazas cada vez más complejo.
  • Adopción de un enfoque de gestión de riesgos respecto a la ciberseguridad.
  • Medición del rendimiento de la ciberseguridad frente a las referencias y las organizaciones similares.
  • Implementación de una arquitectura de seguridad integral con visibilidad y protección plenos frente a amenazas conocidas y desconocidas.

Además, a medida que el trabajo de los CISO se vuelve cada vez más complejo, el mejor enfoque que pueden adoptar es simplificar las operaciones a través de la integración y la automatización. Un enfoque estratégico basado en la gestión de riesgos permite a las organizaciones ser más proactivas que reactivas con la ciberseguridad.


0 comentarios:

Publicar un comentario